> La buena cocina tradicional
La buena cocina tradicional

 

Es lo que pasa en la gastronomía típica de Palma de Montechiaro, Licata, Ravanusa, Campobello de Licata, Castrofilippo, Naro, Camastra, Racalmuto y Grotte.
 
Aquí, la buena cocina tradicional y vinos de calidad estimulan la atracción de estos lugares de arte y ayudan a hacerlos más atractivos para el turismo.


Soberano protagonista de la gastronomía de esta zona es el pescado,el óptimo pescado local que los restauradores se meten a cocinar de muchas maneras, con el respeto a la tradición y con un enfoque especial a la innovación y la experimentación.


La carne, el queso y las verduras, del territorio y con repeto por el ciclo de producción, son la base de las comidas sabrosas y muy apreciadas que encuentran los gustos más exigentes y refinados.
 

La pastelería; tentadora, variada, agradable a la vista,y también óptima para degustar, típica de la tradición siciliana y estrictamente artesanal.


Merece un tema aparte la repostería casera de Palma de Montechiaro, donde en el monasterio de las monjas de clausura benedictinas se dedican a la producción de dulces de almendra y el mazapán con una antigua receta de los siglos pasados.


Atención especial para los vinos locales que, por su calidad y variedad, compiten con las marcas más representativas del panorama enológico siciliano.
 

Muy activo es el puerto pesquero y la lonja de Licata, y la gastronomía local se basa en la tradicional, simple y popular, de cocinar el pescado azul, especialmente las sardinas.


Los municipios de Caastrofilippo, Naro y Camastra tienen una cocina variada que viene de muy lejos, muy ligada a las diferentes culturas de los muchos pueblos que han dominado a los sicilianos y que también le han conquistado el paladar. Los gustos, aromas y colores que trazan la historia de estos lugares y deleitan los sentidos de los visitantes, los turistas, los clientes habituales...


Son municipios que surgen en terrenos predominantemente montañosos y no lejos del mar.


De gran interés, para todos los apasionados y de buen paladar, es sin duda alguna el generoso don natural de las condiciones climáticas favorables y una variedad de entornos en los que la rica agricultura es un requisito previo para la presencia prolífica de numerosos cultivos: trigo, legumbres, olivos, almendros, mosto tornillo y de mesa y melocotones.
 

La columna vertebral de la economía de los municipios de Castrofilippo, Naro y Camastra está representada por el cultivo de las uvas de mesa. Los agricultores, después de años de experiencia, han aprendido a producir bien, apuntando más en la calidad que la cantidad. Gracias a la interventos específicos en el racimo, el uso de métodos orgánicos y biodinámicos, técnicas de cobertura avanzados, aseguran, más allá de la alta producción y buena calidad del producto, el respeto por el medio ambiente y la salud del consumidor. Otro sector frutícolo importante para la economía de Castrofilippo es la producción de melocotones. Después de que el sector frutícolo, gran importancia ha tenido y tiene en Castrofilippo el sector hortícola, conocido en los alrededores y más allá, para la producción de ajo y la cebolla.A la cebolla, cada mes de agosto se le dedica un festival, El Festival de la cebolla, durante el cual será premiada la cebolla con el tamaño más consistente. En su calidad de color rojo, blanco y amarillo pálido,las cebollas de Castrofilippo se cultivan, entre terrenos arcillosos, con métodos orgánicos y una vez maduradas, enriquecen el sabor de la cocina local popular.

Aquí está uno de los platos más comunes en Castrofilippo, lu pitaggiu

 

La receta - Lu pitaggiu

Ingredientes: - 1 kg de guisantes frescos - 500 gr.de habas peladas - el corazón de al menos 4 alcachofas - 1 cebolla - aceite de aliva extra virgen abundante - sal y pimienta

En una olla grande añadimos los guisantes, las habas bien escurridas los corazones de alcachofa picados y la cebolla cortada como las alcachofas salpimentamos al gusto.

Agregamos una buena cantidad de aceite de oliva virgen extra y cocinamos a fuego lento con la adición de un poco de agua; si no todo está bien tierno todo, sugiero la adición de medio vaso de agua. Recomendamos prestar atención para no quemarlo, luego se mezcla con cierta regularidad.
El tiempo de cocción es de aproximadamente una hora.

"U pitaggiu" es un plato muy versátil: se presta como un plato principal y excelentemente tanto como contorno para salchichas de cerdo asadas, o como salsa para el arroz o mejor aún, para la pasta (formato preferentemente corto). Otro uso es como base de deliciosa tortilla de verduras: en este caso, sólo tiene que añadir los huevos bien batidos, el queso parmesano rallado y un puñado de pan rallado.

 

 


plantilla descriptiva
Nombre: La buena cocina tradicional
Noches
1